27.jpg

No disparen sobre el pianista

Sólo le queda un ojo y una mano entusiasta

No disparen sobre la poesía

Todo el mundo dejará de vivificarla