currin-14

Adiós a cada metamorfosis

a lo que llegó a arder una y otra vez

en las constantes estrictas de nuestro corazón

Adiós a las mujeres que nunca me escribieron

adiós a las que me miraron con desdén

Anhelos y pisque

Entre veinte montañas nevadas

un hombre insomne se sienta en la cama

Todo está aquí

una espina de maguey

solitud   y polvo de un desierto

la niebla del Hindu Kush

las blancas curvas del río MIljacka

Sabía que iba a sufrir

las cosas  cambian como un caníbal virginal

no obstante finjo mi aflicción

en la noche iluminada con luz artificial

Pero todo se quedó en el tiempo

Todo en el ayer